Etiquetas

, , , , ,

Pasteles de quesillo 2

Los pasteles de quesillo (Túrós Batyu) son típicos de la pastelería húngara, famosa por sus dulces. Por mis raíces húngaras crecí comiéndolos, ya que mis dos abuelitas los hacían, y luego mis dos tías maternas, Rosa y Margarita, de quienes heredé la receta. Lleva su tiempo prepararlos, pero el resultado vale la pena. Le dedico esta entrada del blog a ellas, y a su generosidad para compartir sus recetas.

Ingredientes

Masa:

  • 1 kilo de harina sin polvos de hornear
  • 1 paquete de levadura fresca (38 gr)
  • ½ taza de endulzante en polvo (Stevia, Splenda, Truvia, o misma cantidad de azúcar)
  • Sal
  • 2 ½ tazas de leche
  • 3 huevos
  • 250 gr. de mantequilla
  • Un chorro de aceite de maravilla

Relleno:

  • 500 gr de ricotta
  • 150 gr de quesillo
  • 2 huevos
  • Ralladura de 1 limón
  • ½ taza de endulzante (o de azúcar)
  • 1 chorro de vainilla
  • Canela en polvo

Preparación

En media taza de leche tibia pon 2 cucharaditas de azúcar, y disuelve. Agrega la levadura rompiéndola un poco y que quede cubierta por la leche, cubre con un poco de harina y deja tapado con unos paños en un lugar caliente para que fermente, unos 10 minutos.

Cierne la harina, ponla en un recipiente hondo grande y haz un hoyo al medio. Agrega los huevos enteros previamente batidos con un tenedor, el endulzante, la mitad de la mantequilla ablandada (puedes dejarla fuera del refrigerador un rato antes o ponerla un poco en el microondas), 2 pizcas de sal, la levadura ya fermentada, un chorro de aceite y las dos tazas restantes de leche tibia. Amasa con la mano hasta que todo se impregne bien y quede un solo bolo. Se formará una masa blanda y si queda pegajosa no te preocupes. Deja reposar la masa tapando el recipiente con un paño y dejando en un lugar caliente, hasta que la masa suba, unos 10 minutos.

Estira la masa sobre una superficie limpia, y esparce sobre ella parte de la mantequilla restante derretida, amasa y deja reposar otro rato nuevamente en el recipiente tapado, y repite una vez más el procedimiento (reserva un poco de mantequilla para el final). Deja la masa en un recipiente bien tapado con paños hasta que haya subido, y haya duplicado su volumen inicial (aproximadamente una hora).

Por mientras prepara el relleno. Deja un rato la ricotta sobre un colador, para eliminar el exceso de líquido y que quede bien seca (puedes presionar un poco con un tenedor). Pon en un recipiente y agrega el quesillo), los huevos batidos previamente con un tenedor, la ralladura de limón, el endulzante, y un chorro de vainilla. Mezcla bien con un tenedor formando una pasta, y chequea el sabor (opcionalmente puedes agregarle pasas). Refrigera.

Forma unas 4 bolas con la masa, y cúbrelas con un poco de harina para que no se peguen, ya que la masa estará muy blanda. Deja reposar un rato más, hasta que al apretar la masa con un dedo, esta suba. Prende el horno y precalienta a 200 °C, enmantequilla y enharina unas latas para horno. Uslerea la masa bien delgada, esparce la mantequilla que habías reservado sobre ella, espolvorea un poco de endulzante y canela. Corta la masa en cuadrados, y pon el relleno de ricotta al medio. Estira las puntas y llévalas al medio formando un sobre. Presiona levemente al medio con un dedo para que no se despeguen. Pon los pasteles en las latas levemente separados, cubre con un paño y deja que suban unos 10 minutos más. Luego píntalos por encima con la yema de dos huevos batidas y lleva al horno unos 30-40 minutos, hasta que la masa se cocine y los pasteles estén dorados. Retira y deja enfriar.

Guarda los pasteles en el refrigerador (incluso los puedes congelar) y entibia en el horno o microondas, antes de servir.

 

 

Anuncios