Etiquetas

, ,

Pan Marraqueta.JPG

La marraqueta, también llamado pan francés o pan batido, es uno de los panes más típicos chilenos. Usa pocos ingredientes, se divide en cuatro cuartos y darle la forma es más fácil de lo que se piensa. Aunque hay distintas versiones de su origen, pareciera que las más probables son las atribuidas a panaderos franceses (apellidados Marraquette o Marraquet, según la versión) que se instalaron en Chile (algunos proponen Santiago, otros Valparaíso) en el siglo XIX, o del francés Marquette que son las marcas que se dejan en el pan al dividirlo en cuatro cuartos. Son exquisitas en toda ocasión; al desayuno, once, con queso caliente, en un churrasco o en un choripán (infaltable en los asados chilenos).

Ingredientes (aprox. 16 panes)

  • 1 Kilo de harina (idealmente para pan; sin polvos de hornear)
  • 2 paquetes de levadura granulada (yo uso los paquetes Lefersa, de 10 gr cada uno)
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 1/3 cucharadita de sal
  • 600 cc de agua a temperatura ambiente

 Preparación

Pon un poco de agua tibia en una taza (como un tercio), agrega la levadura, la cucharadita de azúcar y mezcla. Pon encima del agua un poco de harina, tapa la taza (yo le pongo una tapa plástica y luego un paño de cocina), y deja en un lugar caliente por 10 minutos, para que fermente.

Por mientras pon en un bol la harina y la sal. Agrega la levadura y el agua, y mezcla para que se forme una masa uniforme y blanda. Enharina una superficie y amasa la masa por 8 minutos. Si se te pega la masa en las manos, ponte un poco de harina. Vuelve a poner la masa en el bol, cubre bien y deja fermentar 30 minutos. Puedes opcionalmente cubrir la masa con un poco de aceite o mantequilla derretida.

Divide la masa en porciones iguales (según del tamaño que quieras hacer el pan), como de una pelota de golf o más grande, y forma pelotas con las manos. Pon sobre una superficie enharinada dos pelotas pegadas, amasa un poco de modo de alargarlas, y divide la masa por la mitad más larga con el mango de una cuchara de palo, o un accesorio similar. Pon los panes en una bandeja para horno con papel de mantequilla (o enmantequillada), y deja reposar por 20-30 minutos, tapando la bandeja.

Precalienta el horno a 220ºC, pon una fuente con agua caliente en el nivel de más abajo del horno (este es un tip para que el horno tenga la humedad necesaria). Hornea el pan por 20 minutos o hasta que los panes estén dorados por arriba.

Referencia

www.midiariodecocina.com

Anuncios